lunes, 30 de abril de 2012

LA SANTERÍA EN LA PSEUDO-RELIGIÓN "YORUBA": PRÁCTICA INFERNAL

SANTERÍA


·        La seducción con que atrapan adeptos a los cultos infernales.

En el Infierno, Satanás, como Rey de los demonios, sigue extendiendo sus engaños en la Tierra, sigue tentando a los hombres y los hace caer fácilmente en sus engaños. Su procedimiento de seducción en todos los tiempos a lo largo de la historia de la humanidad, es muy similar al que usó tentando a Jesús en el desierto: ¡Póstrate ante mí y te daré todos estos reinos!

El demonio despierta los sietes pecados capitales desde el inicio: pereza, envidia, gula, avaricia, soberbia, ira y lujuria.

Los reinos que ofreció a Jesús estaban llenos de los pecados capitales. Se llaman “capitales”, porque la palabra procede del término latino “capitis”, o sea “cabeza”. Son “cabeza” de muchos otros pecados. Hay un demonio muy poderoso que tiene sietes cabezas con títulos que ofenden a Dios, esos títulos son los de los 7 pecados capitales. Y ese demonio se llama “Leviatán”, descrito en el capítulo 12 del Apocalipsis, es el dragón rojo del comunismo que desafía a la Mujer vestida de Sol, es decir, a la Virgen del Apocalipsis o Virgen María de “Guadalupe”. “Guadalupe” en náhuatl significa: “la que aplasta la cabeza de la serpiente”, que corresponde a la descripción del Génesis 3, 15: “Y Ella –la Mujer- te aplastará la cabeza con el calcañal de su pie”, es decir, con su talón. El paralelismo de Gén. 3,15 hasta Ap. 12,1ss denota una guerra permanente establecida por Yahvé Dios contra Satanás –la serpiente- y contra los demonios, representados por el “dragón rojo” Leviatán.

Satanás, para robarle almas a Dios, le sigue ofreciendo estos reinos del mundo a los hombres de la Tierra, a condición de que “lo adoren”, en oposición y en desobediencia al primer Mandamiento: ¡Amarás al Señor tu Dios, con todas tus fuerzas, con toda tu alma, con todo tu corazón y sólo a Él adorarás!

Los demonios existen, tienen distintas jerarquías y clasificación –ángeles caídos, demonios y potestades infernales-, pero no nos vamos a detener en este estudio en este espacio; pues nos ocupa hablar de las acciones astutas del Plan del Infierno para la perdición de las almas, en oposición franca al Plan de Salvación de las Almas de Dios Padre. A estos seres angélicos Dios no les quitó su poder cuando se rebelaron, pero quedó trastocado, oscurecido y al servicio del mal.

En su odio contra Dios y contra los seres que Él más ama de toda su creación están los seres humanos, por eso arremete contra Sus hijos para lastimar el Amor del Padre, de Jesús Dios Hijo Redentor, al Amor del Espíritu Santo y por supuesto, al gran y maravilloso Amor de la Madre de toda la Humanidad, al Corazón de la Virgen María, constituida en nuestra Madre desde la Crucifixión de Jesús cuando Él nos entregó a Ella como Madre y estábamos todos, representados en el Apóstol Juan, cuando a ambos les dijo: “Hijo, he ahí a tu madre, Madre, he ahí a tu hijo”.

Desde entonces, Satanás busca que el hombre le adore, le ofrece los reinos de este mundo, sus placeres, sus riquezas, la fama, la gloria humana, el poder; pero el precio de lo que ofrece es muy alto; no solo quiere nuestras almas, nos cobra dinero a través de sus siervos: los santeros, los brujos, los chamanes, los que hacen limpias, los agoreros –los que tienen espíritus pitonizos (1) - como los horoscopistas –los que leen las predicciones de los astros-, los gitanos que nos leen las manos, los que leen los ojos, las cartas, la arena, el café, los frijoles, los huesos, los palitos, los caracoles, los cristales, etc., y todos los demás maleficieros que ofrecen curaciones, encontrar tesoros, tener fama, placeres, amarres de amor, o que hacen “entierros” para que alguien se muera, bálsamos, y tantas obras del reino de las tinieblas, todos ellos son siervos de Satanás y están asociados y poseídos por diversos demonios.

(1) Pitón.- demonio que tiene forma de la víbora llamada Boa o Pitón, de ahí su nombre, es el demonio jefe de los demonios menores o huestes que tienen el “poder de entrever las cosas y sucesos”, son los espíritus “agoreros”.

·        Los demonios que se adoran en la “santería”.

En la “santería” adoran a diversos demonios, y disfrazan el nombre de estos demonios con el nombre de “santos” que aparecen en el santoral del calendario; pero no le revelan esta verdad a los incautos y creyentes débilmente formados en su religión, haciéndoles creer que “los santos se manifiestan a través de los caracoles y otras cosas más”.

Los demonios que disfrazan bajo el nombre de santos son los “Orishás” –aunque hay un demonio llamado “Orisha”-. Son clasificados en demonios mayores y menores (orishas mayores y menores).
Los Orumare son los demonios mayores. Satanás es Tanka, “la oveja negra de la familia. El demonio Changó o Xangó es Santa Bárbara; Ochún es la Virgen de la Caridad del Cobre; Oyá es la Virgen de la Candelaria, entre otras combinaciones de nombres están los demonios “Oggún” y “Orisha”; Elegua es representado como el “Santo Niño de Atocha”. Están también Yemayá, Orula y Babalú Oyé.

VIDEOS:
La Santería. Parte
La Santería. Parte 2

·        Ritos oscuros de “iniciación” y su Costo.

El costo del rito de iniciación es muy elevado, se le roba al incauto desde que
desea iniciarse, es el “primer engaño”. Le cobran desde $ 3,500.00 dólares y hasta
$ 8,000.00 dólares, según el “santo” –el demonio- con el que va a ser entrampado, por el que va a ser poseído inicialmente; esto sucederá aunque el candidato a ser iniciado no lo sepa, porque no se lo van a decir.
         El tiempo del “rito de iniciación” es de siete días. Un segundo periodo de lo que denominan “depuración” se realiza de 3 a 12 meses después de la primera etapa, con un nuevo sacrificio animal.
         Al “iniciado” lo van a vejar comiendo en el suelo como animal, le van a rayar la espalda con navajas o cuchillos, lo van a poner junto a un río a altas horas de la noche, le van a poner vestido del rito de santería, supuestas limpias o depuración con hierbas, y le van a poner un nombre en lengua africana que constituirá una vejación mayor como la de “Palomayombe”, o algunos otros que traducidos son: “soy prostituta y estoy en venta”; o “pertenezco al demonio Changó, soy viciosa”, y otros muchos nombres que son verdaderas abominaciones. Y los “iniciados” no saben lo que significan los nombres que les han puesto en “su bautizo santero”.

·        Lo que causa el “bautizo” santero.

Estos bautizos están en total oposición a la finalidad y naturaleza del “Bautismo” que se recibe como Sacramento de la Iglesia Católica, y por lo tanto, no recibirán la Gracia, las bendiciones, los frutos espirituales ni germinarán las virtudes que florecen por el Sacramento del Bautismo; sino que les atraerá “des-gracia”; “maldiciones”; frutos malignos espirituales y vicios.
         Este rito se acompaña de otros actos o preparativos, con bautizos y otros ritos en ríos y mares (cubanos o donde tengan sede los ritos) y con piedras, caracoles, plantas y sacrificio de animales de cada país.

·        La “Santería” es una pseudo-religión: Yoruba.

La palabra “religión” se define como la práctica de fe y doctrina por la cual nos “ligamos” a Dios; al Ser Supremo y Divino, al Dios de Bondad, del Bien y del Amor, al Creador de todo cuanto es y existe.
Al Dios que lo ha creado todo, y no a “criaturas” que no hacen el bien, ni causan el verdadero amor, sano, santo, limpio y libre. En la santería se da culto a demonios disfrazados de santos, es reflejo de un sincretismo de cultos africanos llevados también a Cuba, a México, a Estados Unidos, Canadá, España, Argentina, Venezuela, Brasil, Puerto Rico, Barbados, Panamá, Perú, Italia, Francia, Portugal, Uruguay, República Dominicana, Alemania, Japón, Suiza, Suecia, Ecuador y Colombia.
La santería es disfrazada también como si se tratase de una auténtica “religión”, se trata de una pseudo-religión que denominan “religión Yoruba” donde se da culto a ídolos, a demonios y no al verdadero Dios.
En una nota del periódico “El Universal” el martes 17 de abril del 2012, se señala que: “Lo cierto es que "México es el país que más está involucrado hoy en la santería"Los esclavos protegieron sus tradiciones y, en un sincretismo o mezcla, encubrieron a sus ídolos con nombres de santos o santas católicos. Son los cultos idolátricos a cuya consulta Dios ha prohibido desde el Antiguo Testamento que se consulten.

·        La jerarquía de sus practicantes.

Están los llamados “sacerdotes”, los “padrinos” y las “madrinas”; y por consecuencia los “ahijados”.
Los “babalaos” son los adivinos de la santería.

·        Peligros graves al acudir a “santeros” o “iniciarse en la santería”.

Se falta al Primer Mandamiento, pues no confiamos solamente ni adoramos únicamente al Dios Uno y Trino (Dios Padre, Dios Hijo Jesucristo y Dios Espíritu Santo); pues se acude a la protección y favores de los demonios del culto santero.
Se cae bajo el influjo y afectación de los demonios a los que se da culto y de los que se quedan poseídos las personas desde el rito de la iniciación santera; consecuentemente surgirán los efectos opuestos a la Gracia que conceden los Sacramentos de la Iglesia instituidos por Jesús, el Dios-Hombre.
Será necesario confesar estos pecados y ser liberados de la presencia e influjo de los demonios de la santería y los que se vayan asociando a ellos; procedimiento que infortunadamente no lo tienen muchísimos sacerdotes ni jerarcas de la Iglesia Católica. 
           ¡NO ACUDAS A LA SANTERÍA NI TE INICIES EN ELLA!.

Páginas vistas en total