sábado, 13 de abril de 2013

EL DEVASTADOR O ANTICRISTO DE CULTO BUDISTA, SU ÍDOLO BUDA MAITREYA


El budismo y el Anticristo "Maitreya" opuestos al Cristianismo
Buda Maitreya, ídolo de la Abominación 

Introducción.
Antes de presentar el análisis comparativo entre Cristianismo y budismo, queremos subrayar que el Anticristo, al que denominan las Sagradas Escrituras como el Devastador, cuyos terribles y abominables actos están profetizados desde el Antiguo Testamento en el libro del Profeta Daniel, de los capítulos 7 a 11, así como las referencias correlativas a estas profecías que se encuentran en el libro del Apocalipsis, particularmente desde el capítulo 13 en adelante, encontramos de especial interés destacar el origen religioso del Devastador o Anticristo cuyo reino durará tres años y medio aproximadamente.
 


Maitreya en apariciones repentinas por el poder de Satanás imbuido en él
Este personaje, así lo precisa el Apocalipsis, “es un hombre” y su nombre está identificado por el 666, es decir, aquél que es triplemente imperfecto. Esta marca “666” consiste en un “microchip” que será insertado “en la frente o en la mano derecha” de todos los seres humanos que, al principio lo permitan, o que por ignorancia, faciliten su inyección en estas partes del cuerpo, posteriormente será obligatorio (Ap.13).
Buda Xara
Este oscuro personaje, según las profecías, es un hombre nacido en el Este de Asia, concretamente en la India. El culto al que él pertenece, es el budismo, y éste será el punto de partida por el que adora a un buda, este es el “Buda Maitreya”. En el sitio web del anticristo referido, se encuentra la imagen de otro buda, el “Buda Xara”, el que supuestamente recibe y derrama conocimiento o sabiduría.
Liturgical Abuses and Confusion.
Observe bien en el Minuto 3:34 aparece el "Buda Maitreya" en el lugar que corresponde al Sagrario o Tabernáculo, donde debe guardarse la Reserva con el Copón conteniendo el Cuerpo de Cristo.
 
Otras profecías referentes a los sucesos de los últimos tiempos que merecen serio crédito, son las de San Malaquías, las de la Venerable Anna Catalina Emmerick, y las de María Valtorta referentes a El final de los últimos tiemposque no significan el fin del Mundo- (Libro del Centro Editorial Valtortiano, con Imprimatur del Papa Pío XI). Hay que precisar, que otros personajes a que hacen alusión diversos profetas reconocidos, son papas que no pertenecen a Dios, que no proceden de Él o que no son de Su Voluntad, se trata de antipapas.

Benjamín Creme, vocero y promotor del Anticristo Maitreya con bata hindú
Ver: "LOS ERRORES DEBENJAMIN CREME" (VOCERO INFERNAL DEL DEVASTADOR O ANTICRISTO "MAITREYA" )
http://antiiglesia.blogspot.mx/2011/07/los-errores-de-benjamin-creme-vocero.html

La Vidente Conchita González de Garabandal, recibió de la Virgen María la revelación, durante la agonía del papa Juan XXIII, que después de él sólo quedarían tres papas de Su Hijo Jesús, éstos son Paulo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. Estos tres pontífices fueron atacados de distintas maneras por los cardenales afiliados a sectas enemigas de la Iglesia Católica, encumbrados en la cúpula vaticana: Paulo VI desobedecido, traicionado y secuestrado al que impusieron “un doble” para manipular el Concilio Vaticano II y manipular, entre otras acciones del plan, la designación de cardenales y obispos para ocupar las posiciones de poder y mando en los órganos e instituciones del Vaticano y en muchos países del Mundo. Juan Pablo I sufrió un atentado de envenenamiento al décimo día de su pontificado y finalmente, cuando se decidía a remover a los cardenales masones de la cúpula vaticana, éstos complotaron contra él y lo envenenaron al 33° día de su reinado; y finalmente, Juan Pablo II quien sufrió varios atentados, el más conocido y público fue el balazo que recibió de manos de Ali Agka, mercenario contratado por las fuerzas comunistas manipuladas por los Illuminati y el Priorato de Sión. Estos eventos forman parte del complot contra la Iglesia, cuya trama fue denunciada anticipadamente en el libro de Maurice Pinay: “Complot contra la Iglesia”, editado en Venezuela, que trataba de advertir a los Padres que participarían en el Concilio Vaticano II lo que se tramaba contra la Iglesia durante la realización de este Concilio.

Espada flamígera del Dragón de Maitreya para la discriminación  

Después de estos tres pontífices, inició el periodo denominado “final de los tiempos”, tal como refirió la Virgen María a Conchita González y como se precisa también, en las “Visiones y Revelaciones Completas a la Venerable Anna Catalina Emmerick” en el cuaderno número 3.
Para este periodo de los últimos tiempos,  se habla de dos papas en convivencia, y ya se cumple: uno es el llamado “papa emérito”, el judío alemán Benedicto XVI perteneciente al Priorato de Praga, cuyas pretensiones rabínicas han sido apoderarse de la Silla de Pedro.  Benedicto XVI introdujo la perniciosa corriente modernista, parte del plan para demoler a la Iglesia Católica desde su interior, tal como se constata históricamente cuando los cardenales Joseph Karl Ratzinger y Joseph Frings, promovieron esta corriente modernista, que a su vez forma una de las líneas de acción del plan del Ecumenismo que abrirá paso a la integración de una iglesia universal oficial y sin Dios que liderará el Devastador o Anticristo Maitreya.
Uno de los varios nombres usados por este oscuro personaje, que habrá de sentarse en la Silla de Pedro, es el hindú Raj Patel Maitreya, quien da culto a Buda. De aquí nace la referencia del culto budista al Buda Maitreya, es decir, a “su buda”.
El Devastador ya existe, ha declarado ser el Mesías y está conformando una iglesia universal sincrética, distorsionando todo el sentido espiritual bajo un sincretismo religioso y simbólico, ésta pseudo-religión se acomodará a una conciencia ligera en los hombres, con la finalidad de dar paso a la alteración de las Leyes de Dios y a las Fiestas de la Iglesia Católica.
Maitreya, el Anticristo o Devastador con su cetro de poder y la Espada flamígera del Dragón para la discriminación. Con el Simbolismo sincrético de las principales religiones del Mundo para integrar su "iglesia universal" procedente del Ecumenismo de la Iglesia Católica

Sus seguidores y colaboradores, Benedicto XVI y Francisco, han cometido actos contrarios a la Fe Católica y a la Tradición de la Iglesia; el primero ha hecho públicas varias herejías que han sido difundidas en la Internet, y se encuentran publicadas en libros de su autoría. Y el segundo, Francisco, ha iniciado su reinado, distorsionando las enseñanzas y decisiones de Jesús en cuanto a que los sacerdotes deben ser solo hombres. El gesto torpe y desafiante del ecumenista Francisco, fue incluir a dos mujeres como si fuesen apóstoles, besándoles los pies en la Semana Santa del 2013. Francisco además ha prestado altares católicos para ser profanados y realizados cultos que son propios de los judíos, no de los católico-cristianos; y da la comunión en la mano para que los fieles profanen el Cuerpo de Cristo.
Finalmente, Francisco tendrá solo un corto reinado, pues hay que cederle la Silla de Pedro al Devastador o Anticristo Maitreya Raj Patel quien da culto a Buda. Éste tendrá su propio buda, y será el Buda Maitreya, que es el “ídolo de la Abominación” que será colocado en el Templo Santo de Dios, en sustitución del Tabernáculo o Sagrario, iniciándolo todo en el mismo Vaticano. Esto ya sucede en varias iglesias católicas desde el año 2002 como se aprecia en algunos vídeos de Youtube en las misas sacrílegas.
Es por ello necesario, hacer un análisis comparativo entre ambos tipos de cultos: el cristianismo y el budismo; entre algunas similitudes y sus muy grandes diferencias. El análisis que presentamos a continuación por su valor, es el de Pat Zukeran. Promoverán más falacias y deformaciones del culto católico-cristiano en estos tiempos, hasta llegar, incluso, a cederle al Anticristo o Devastador la Silla de Pedro. Lo que sucederá en el Vaticano, la Ciudad de las 7 Colinas, en el futuro, y los castigos y destrucciones profetizadas para esta Ciudad y sus moradores, descrito está en el Apocalipsis y habrá de cumplirse como dice la Palabra de Dios en este libro del Apóstol San Juan.


El budismo

Por Pat Zukeran

Durante siglos el budismo ha sido la religión dominante en el mundo oriental. Hoy sigue siendo la religión predominante en China, Japón, Corea y gran parte del sudeste de Asia. Con el incremento de la población asiática en los Estados Unidos, el budismo ha hecho un tremendo impacto en los Estados Unidos. Actualmente hay más de 300.000 budistas en los Estados Unidos. Sigue siendo la religión dominante en el estado de Hawai y muchos americanos destacados han aceptado esta religión, incluyendo el ex gobernador de California, Jerry Brown.
El Origen del Budismo
El budismo comenzó como una descendencia del hinduismo en la India. El fundador fue Siddhartha Gautama. No es fácil dar un relato histórico preciso de la vida de Gautama, ya que no se registró ninguna biografía hasta cientos de años después de su muerte. Hoy, gran parte de la historia de su vida está envuelta en mitos y leyendas que surgieron después de su muerte. Aun los mejores historiadores de nuestro día tienen varios relatos diferentes-y hasta contradictorios-de la vida de Gautama.
Siddhartha Gautama nació aproximadamente en 560 a.C. en el norte de la India. Su padre, Suddhodana, era el gobernador sobre el distrito cerca del Himalaya que hoy es el país de Nepal. Suddhodana resguardó a su hijo del mundo exterior y lo confinó al palacio donde rodeó a Gautama con placeres y riqueza. A pesar de los esfuerzos de su padre, Gautama un día vio el lado más oscuro de la vida en un paseo que dio fuera de las paredes del palacio.
Vio cuatro cosas que cambiaron su vida para siempre: un hombre anciano, un hombre enfermo, un hombre muerto y un mendigo. Profundamente conmovido por el sufrimiento que vio, se decidió a dejar el lujo de la vida de palacio y comenzó una misión para buscar la respuesta al problema del dolor y del sufrimiento humano.
Gautama dejó su familia y viajó por el país buscando sabiduría. Estudió las escrituras hindúes bajo sacerdotes brahmanes, pero se volvió desilusionado con las enseñanzas del hinduismo. Entonces se dedicó a una vida de ascetismo extremo en la selva. La leyenda dice que con el tiempo aprendió a existir con un grano de arroz por día, lo cual redujo su cuerpo a un esqueleto. Pronto llegó a la conclusión, sin embargo, que el ascetismo no conducía a la paz y a la auto-realización sino que simplemente debilitaba la mente y el cuerpo.
Con el tiempo, Gautama se volvió a una vida de meditación. Mientras estaba en meditación profunda bajo una higuera conocida como el árbol de Bohdi (lo que significa "árbol de sabiduría"), Gautama experimentó el grado más alto de conciencia de Dios, llamado Nirvana. Gautama entonces fue conocido como Buda, "el iluminado." Él creía que había encontrado las respuestas a las preguntas del dolor y el sufrimiento. Su mensaje ahora necesitaba ser proclamado al mundo entero.
Al comenzar su ministerio de enseñanza, pronto consiguió un rápido auditorio entre la gente de la India ya que muchos se habían desilusionado del hinduismo. Para el tiempo de su muerte, a los 80 años, el budismo se había convertido en una fuerza importante en la India. Tres siglos más tarde, se había extendido a toda Asia. Buda nunca dijo ser una deidad sino más bien un "indicador del camino." Sin embargo, setecientos años más tarde, los seguidores de Buda comenzaron a adorarlo como una deidad.
El Camino de Salvación
La pregunta que Gautama, el fundador del budismo, buscaba contestar era ¿Por qué hay dolor y sufrimiento? Él también sostenía la creencia hindú en la reencarnación: después de la muerte una vuelve a la vida terrenal en una forma de vida superior o inferior según sus obras buenas o malas. Esta creencia promovía una segunda pregunta que necesitaba ser contestada, ¿Cómo rompe uno el ciclo de renacimiento? Las enseñanzas básicas del budismo, por lo tanto, se concentran en lo que Gautama consideraba era la respuesta a estas preguntas. Estas doctrinas básicas se encuentran en las Cuatro Nobles Verdades y el Camino de Ocho Partes. Comencemos con las Cuatro Nobles Verdades.
La Primera Noble Verdad es que hay dolor y sufrimiento en el mundo. Gautama se dio cuenta que el dolor y el sufrimiento son omnipresentes en toda la naturaleza y la vida humana. Existir significa que vamos a encontrarnos con el sufrimiento. El nacimiento es doloroso, y también lo es la muerte. La enfermedad y la vejez son dolorosas. A lo largo de la vida, todas las cosas vivas encuentran sufrimiento.
La Segunda Noble Verdad se relaciona con la causa del sufrimiento. Gautama creía que la raíz del sufrimiento es el deseo. Es la avidez por la riqueza, la felicidad y otras formas de disfrute egoísta la que causa el sufrimiento. Esta avidez nunca puede ser satisfecha porque está arraigada en la ignorancia.
La Tercera Noble Verdad es el final de todo sufrimiento. El sufrimiento cesará cuando una persona puede liberarse de todo deseo.
La Cuarta Noble Verdad es la extinción de todo deseo siguiendo el camino de ocho partes. "El camino de ocho partes es un sistema de terapia diseñado para desarrollar hábitos que liberarán a las personas de las restricciones causadas por la ignorancia y la avidez."
Aquí están los ocho pasos a seguir en el camino de ocho partes. El primer paso es el de las Perspectivas Correctas. Uno debe aceptar las cuatro nobles verdades. El paso dos es la Determinación Correcta. Uno debe renunciar a todos los deseos y a todo pensamiento que se asemeje a la lujuria, amargura y crueldad. No debe dañar a ninguna criatura viviente. El paso tres es la Palabra Correcta. Uno debe hablar sólo verdad. No puede haber ninguna mentira, calumnia o conversación vana. El paso cuatro es el Comportamiento Correcto. Uno debe abstenerse de la inmoralidad sexual, de robar y de matar.
El paso cinco es la Ocupación Correcta. Uno debe trabajar en una ocupación que beneficie a otros y que no dañe a nadie. El paso seis es el Esfuerzo Correcto. Uno debe buscar eliminar toda cualidad malvada de adentro y evitar que surjan nuevas. Uno debería buscar conseguir cualidades buenas y morales y desarrollar las que ya posee. Buscar crecer en madurez y perfección hasta lograr el amor universal. El paso siete es la Contemplación Correcta. Uno debe ser observador, contemplativo y debe estar libre del deseo y de la aflicción. El octavo, es la Meditación Correcta. Luego de liberarse uno mismo de todos los deseos y de la maldad, una persona debe concentrar sus esfuerzos en la meditación para que pueda vencer cualquier sensación de placer o dolor, entrar en un estado de consciencia trascendente y lograr un estado de perfección. Los budistas creen que mediante el esfuerzo propio uno puede lograr el estado de paz y dicha eterna llamado Nirvana.
Karma, Samsara y Nirvana
Tres conceptos importantes para entender el budismo son karma, Samsara y Nirvana.
El karma se refiere a la ley de causa y efecto en la vida de una persona, cosechando lo que uno ha sembrado. Los budistas creen que toda persona debe pasar por un proceso de nacimiento y renacimiento hasta que llega al estado de Nirvana en donde rompe el ciclo. Según la ley del karma, "Tú eres lo que eres y lo que haces, como resultado de lo que fuiste e hiciste en una reencarnación anterior, lo cual a su vez fue el resultado inevitable de lo que fuiste e hiciste en encarnaciones aun anteriores." Para un budista, lo que una persona será en la próxima vida depende de las acciones de esa persona en esta vida presente. Buda creía, a diferencia del hinduismo, que una persona puede romper el ciclo de renacimiento, no importa la clase en que haya nacido.
El segundo concepto clave a entender es la ley de Samsara o de Transmigración. Este es uno de los conceptos más desconcertantes y difíciles de comprender del budismo. La ley de Samsara sostiene que todo está en un ciclo de nacimiento y renacimiento. Buda enseñaba que las personas no tienen almas individuales. La existencia de un yo individual, o ego, es una ilusión. No hay ninguna sustancia eterna de una persona que pasa por el ciclo de renacimiento. ¿Qué es, entonces, lo que pasa por el ciclo si no es el alma individual? Lo que pasa por el ciclo de renacimiento es sólo un conjunto de sensaciones, impresiones, momentos presentes, y el karma que es transmitido. "En otras palabras, así como un proceso conduce a otro,... así también una personalidad humana en una existencia es la causa directa del tipo de individualidad que aparece en la próxima." El nuevo individuo en la próxima vida no será exactamente la misma persona, pero habrá varias similitudes. Cuán próximos serán en sus identidades, Buda no lo definió.
El tercer concepto clave es el Nirvana. El término significa "la extinción" de la existencia. El Nirvana es muy diferente del concepto cristiano del cielo. El Nirvana no un lugar, como el cielo, sino más bien un estado del ser. Qué es exactamente, Buda nunca lo explicó.
El Nirvana es un estado eterno del ser. Es el estado en que la ley del karma y el ciclo de renacimiento llegan a su fin. Es el fin del sufrimiento, un estado donde no hay deseos y la conciencia individual llega a su fin. Aunque a nuestras mentes occidentales pueda sonar como el aniquilamiento, los budistas objetarían tal idea. Gautama nunca dio una descripción exacta del Nirvana, pero su respuesta más cercana fue esta. "Hay, discípulos, una condición donde no hay ni tierra ni agua, ni aire ni luz, ni espacio sin límites, ni tiempo sin límites, ni ningún tipo de ser, ni ideas ni falta de ideas, ni este mundo ni aquel mundo. No hay ni un levantarse ni un fenecer, ni muerte, ni causa ni efecto, ni cambio, ni detenimiento." Si bien ningún budista realmente entiende la condición de Nirvana, es su esperanza eterna.
Dios y el Budismo
Se le puede haber ocurrido al lector que en nuestra discusión hasta ahora no se ha hecho ninguna mención de Dios o de una deidad eterna. Está claro que Gautama, el fundador del budismo, no decía que era divino. Él decía ser el que indicaba el camino hacia el Nirvana, pero dependía de cada individuo encontrar su camino hacia allá.
El concepto de un Dios personal no encaja en el sistema budista de religión. Hoy hay muchas sectas budistas. Muchas difieren en su concepto de lo divino y de Buda. En general, los budistas son panteístas en su perspectiva de Dios. Muchos ven a Dios como una fuerza impersonal que está formado por todas las cosas vivas y que mantiene unido al universo.
Esto es lo que dicen algunos de los eruditos más destacados acerca de la perspectiva budista de Dios. El Dr. John Noss declara, "no hay ninguna Persona soberana en los cielos manteniendo todo unido. Sólo existe la unidad personal última del ser mismo, cuya paz envuelve al yo individual cuando deja de llamarse "yo" y se disuelve en la pureza anodina del Nirvana, como una gota de rocío se incorpora a su mar maternal."
Esto es lo que el ya fallecido Dr. Suzuki, uno de los más grandes maestros del budismo Zen, dice acerca de su concepto de Dios: "Si Dios, después de hacer el mundo se coloca fuera de él, ya no es Dios. Si se separa del mundo o quiere separarse, no es Dios. El mundo no es el mundo cuando está separado de Dios. Dios debe estar en el mundo y el mundo en Dios."
Dado que el budismo en general no cree en un Dios personal o en un ser divino, no tiene adoración, oración o alabanza de un ser divino. No ofrece ninguna forma de redención, perdón, esperanza celestial o juicio final. El budismo es, por lo tanto, más una filosofía moral, un camino de vida ético.
El profesor Kraemer describe al sistema budista como "una disciplina ética no teísta, un sistema de auto-entrenamiento, antropocéntrico, enfatizando la ética y la cultura de la mente y excluyendo a la religión."
Desde la muerte de Gautama, se han desarrollado muchas sectas dentro del budismo. Muchas de estas sectas difieren en muchas formas fundamentales, y comparar una con otra es como comparar dos religiones separadas. Muchas sectas han desarrollado su propio concepto único de Dios. Algunas son panteístas en su perspectiva de Dios. Otras son ateas. Todavía otras han desarrollado un sistema politeísta de dioses. Algunas han combinado el panteísmo con el politeísmo. Varias sectas han elevado a Gautama (o Buda) al nivel de salvador o ser divino, aunque está claro que él nunca dijo ser una deidad. Otras sectas han combinado algunas de las doctrinas de Dios de otras religiones con el budismo.
Dado que Buda nunca enfatizó su concepto de lo divino, el budismo se queda con varias de las preguntas más profundas de la vida sin responder, preguntas tales como el origen del universo y el propósito de la existencia del hombre.
Un Estudio Comparativo del Cristianismo y el Budismo
Está bastante claro que el cristianismo y el budismo difieren entre sí en formas fundamentales. Algunas sectas del budismo han tratado de sincronizar a ambos. Sin embargo, los dos son tan distintos que no pueden ser correctos ambos a la vez, ni pueden ambos mezclarse juntos. Aquí va la comparación de estas dos religiones.
Muchas de las escrituras y dichos budistas atribuidos a Gautama fueron escritos unos cuatrocientos años después de su muerte. Para cuando se escribieron, el budismo se había dividido en muchas sectas. ¿Qué es lo que tenemos, entonces? Ni siquiera los mejores eruditos están seguros de la exactitud de las escrituras budistas. En el cristianismo, sin embargo, tenemos un relato histórico preciso escrito por testigos que vieron a Jesús y los eventos que rodearon Su vida.
Ambos difieren en su concepto de Dios. Para los budistas, en general, el Absoluto no juega un papel vital en la vida diaria. Gautama dijo poco acerca de su concepto de Dios. Buda negaba la existencia de un Dios personal, pero era monista en su perspectiva del Absoluto como una fuerza impersonal formada por todas las cosas vivas. La Biblia enseña de un Dios que gobierna el universo y cuida del hombre en una forma personal. Salmo 46:10 declara, "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra."
Está claro que Buda nunca dijo ser una deidad. Si bien varias sectas lo han elevado a la categoría de un dios, él dijo claramente que sólo era un indicador del camino al Nirvana. Jesús, sin embargo, dijo ser Dios y no simplemente un indicador de camino, sino el único camino a la vida eterna. Jesús dijo en Juan 14:6, "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Juan 1:1 también dice, "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios."
Hay otra clara distinción entre estas dos religiones. El budismo no ofrece ni la seguridad del perdón ni la vida eterna. Los budistas esperan entrar en un estado de Nirvana, pero no hay ninguna prueba clara y objetiva o alguna enseñanza sobre lo que ocurre más allá de la tumba. Aun Buda mismo no estaba seguro de lo que había más allá de la muerte. No dejó ninguna enseñanza clara sobre el Nirvana o la eternidad. Lo que dejó son especulaciones filosóficas. Hoy el cuerpo de Buda yace en una tumba en Kusinara, al pie del Himalaya. Los hechos de la vida después de la muerte todavía permanecen como un misterio no resuelto en el budismo.
En el cristianismo tenemos a Uno que asombró a Su audiencia porque enseñaba verdades eternas con autoridad. Su autoridad venía del hecho que existió antes de la creación, y probó sus afirmaciones al levantarse de los muertos. La Resurrección de Jesucristo es un hecho probado de la historia y demuestra claramente la autoridad de Cristo sobre el pecado y la muerte. Cuando testificas a un budista, pregúntale esto: "¿Tienes pruebas tangibles de lo que ocurre después de la muerte?" Todo lo que tiene el budista es la esperanza en una enseñanza acerca de la cual no estaba seguro Buda. Como cristianos, tenemos una esperanza cierta en un Salvador resucitado. No hay que adivinar qué pasa más allá de la tumba porque sólo Cristo ha conquistado la tumba.
Ver: "LOS ERRORES DEBENJAMIN CREME" (VOCERO INFERNAL DEL DEVASTADOR O ANTICRISTO "MAITREYA")
http://antiiglesia.blogspot.mx/2011/07/los-errores-de-benjamin-creme-vocero.html 
 

Páginas vistas en total